“Lo más fácil de tomar fotografías, es hacer click al botón. Editar es la parte más difícil.”

 “Aprendí a tomar fotos en cámaras robadas (yo no las robé)”, explicó Scott Hirano, fotógrafo de Combate Américas cuando se le preguntó sobre sus inicios.

“Si nunca me hubieran dado estas cámaras, no hubiera hecho fotografía. No hay manera de que yo hubiera gastado dinero en una, estaba quebrado.”

Hirano dio buen uso a esas cámaras, mejorando sus habilidades hasta que recibió un pago por su trabajo. Sin embargo, no empezó tomando fotos en eventos de deportes de combate.

Screen shot 2019 07 08 at 8 10 59 am
«Creo que generalmente no soy una persona muy creativa.  Puedo documentar momentos, pero crearlos es otra cosa.  Llevamos un tiempo trabajando con banderas, algo que encanta a los peleadores y a los aficionados, ya que el orgullo por la patria es un sentimiento accesible y popular.  Había hecho estas fotos de banderas en el pasado y pensé en traerlas a mis sesiones de fotos con Combate Américas.  Como a los luchadores parecía gustarles, me metí cada vez más en ellos y realmente hice un esfuerzo por refinar el tiro (cómo fluye la bandera, qué puñetazos se ven mejor, etc.).  No los he visto en ningún otro lugar en los deportes de combate y estaba muy emocionado de estar haciéndolos regularmente aquí.»

En 2009, fue contratado para trabajar en un pequeño evento de Boxeo/MMA en Costa Mesa. Él ya estaba familiarizado con los deportes, anteriormente había trabajado con fútbol en el pasado, pero nunca había tomado fotografías con deportes de combate.

“No sabía nada sobre cómo fotografiar peleas. No estaba familiarizado con la narrativa del peleador, pero me pagaron para trabajar en el evento, entonces lo intenté lo mejor que pude.”

Hirano fue mejorando, trabajó en una variedad de promociones de MMA y boxeo, además de diversos canales de televisión. Se unió a Combate Américas en 2016.

Unnamed 2
Scott Hirano durante un evento de Combate Américas

«Ha habido muchos momentos importantes para mí trabajando con Combate Américas», dice Hirano cuando se le pregunta sobre sus partes favoritas de la fotografía de Combate Américas. «Un par que ocupa el primer lugar para mí fueron las veces que tomé fotografías a José Alday en su casa en Tucson y alrededor de Hermosillo, y a Levy Marroquín en su casa en Monterrey. Ese tipo de sesiones, visitar a los peleadores de donde vienen, es mi favorito.  Eso y la noche de la pelea.  La noche de pelea siempre me conmueve.»

Screen shot 2019 07 08 at 8 10 47 am
«La foto de Anthony Avila y Pablo Sabori después del combate es probablemente una de mis favoritas de todos los tiempos.»

Hirano es tan bueno tomando fotografías en las peleas, que una vez, accidentalmente entró a una.

«Cuando trabajo peleas, mi cámara toca la jaula, acercándose lo más posible para disparar a través de la valla.  He estado a punto de fallar con luchadores que se han estrellado contra la jaula en la que estoy y casi me han estrellado la cámara contra la cara», explica Hirano.

Durante el combate de Erick González contra Marco Elpidio en Tijuana, González pateó a Elpidio, quien se estrelló contra la jaula, haciendo que la cámara de Hirano le «golpeara» en la cara. Tuvo que agarrar rápidamente la jaula para evitar que se cayera de un lado.

«Esto hizo que rápidamente el público estuviera de mi lado y se riera. Levanté la mano para apropiarme del momento y recibí un aplauso, jaja.  Seguro que es un momento divertido».

La habilidad de Hirano para tomar una fotografía y capturar un momento lo definen como un fotógrafo, sin embargo, él es modesto cuando se le pregunta sobre su trabajo.

«Para ser honesto, me gusta fotografiar estas cosas – en una zona de guerra, no hay nada como eso.»